miércoles, 5 de febrero de 2014

“Eso es lo que son. Eso es lo que son todos ustedes... todos ustedes los jóvenes que sirvieron en la guerra. Son una generación perdida... No respetan nada. Se están matando con el alcohol” - Gertrude Stein

3 de febrero de 1874- Estados Unidos
La colección de los Stein
París era una fiesta
por Florencia Rolón / Fotos: Gentileza The Metropolitan Museum of Art

A principios del siglo XX, una familia norteamericana compuesta por Gertrude Stein, su hermano Leo, Michael y su esposa Sarah, se trasladó a París, instalándose en el barrio de Montparnasse. Los Stein fueron los primeros en comprar obras de Matisse y Picasso, y en recibir a los artistas en sus hogares. Con los años, la familia montó una importante colección de arte moderno. La exposición The Stein Collect: Matisse, Picasso and the Parisian Avant-Garde ofrecida por el Museo Metropolitan de Nueva York recorre la historia de esta gran familia de mecenas.

“Si tienes la suerte de haber vivido en París cuando joven, luego París te acompañará, vayas adonde vayas, todo el resto de tu vida, ya que París es una fiesta que nos sigue”, es la cita que abre París era una fiesta, el libro póstumo de Ernest Hemingway, y que traza los recuerdos del escritor norteamericano en sus años de juventud en la capital francesa. Los años 20 en París fueron, además de una fiesta, una ciudad que cobijó en sus bares, sus apartamentos y sus librerías a una generación de artistas fuera de serie en sus inicios de pobreza y búsqueda. F. Scott Fitzgerald daba comienzo a sus borracheras legendarias, Pablo Picasso pintaba a su corte de amantes, Ezra Pound empezaba a transformar la poesía, Sylvia Beach les prestaba libros en Shakespeare & Co. y Gertrude Stein se instituía como el faro intelectual de los inmigrantes, mientras un joven Hemingway abandonaba el periodismo y se entregaba en días espartanos y noches báquicas a producir esa “prosa tan pura que no se corrompa”. No hace mucho Woody Allen con su película Midnight in Paris rindió tributo a esa época de un modo magistral. Y en estos días arribó al Metropolitan Museum of Art (MET) neoyorquino la exposición itinerante The Stein Collect: Matisse, Picasso and the Parisian Avant-Garde, un proyecto realizado en colaboración con el Museum of Modern Art de San Francisco (SFMoMA) y el Grand Palais de París, que sirve como corolario a tan espumante momento de la humanidad.


La generación perdida

La historia dice que Gertrude Stein (1874-1946, escritora de vanguardia, poetisa, dramaturga y feminista estadounidense) estimuló a Hemingway para que dejara el periodismo y se consagrara por entero a la literatura. En su hogar no se podía pronunciar dos veces el nombre de James Joyce. El novelista norteamericano relata que a quien lo hacía “no se lo invitaba nunca más”. Stein tenía una opinión inflexible sobre el convulsionado mundillo de escritores que consumían su talento y sus días en las terrazas de los bares de París: los apodaba “la generación perdida”.

Tras su paso por el Grand Palais de París, la muestra que se podrá visitar hasta el 3 de junio hace un recorrido por la historia de una familia norteamericana asombrosa: la familia Stein, dueña de una de las más increíbles colecciones de arte moderno. Cuando los hermanos Gertrude, Leo y Michael Stein se asentaron en París a principios del siglo anterior, lograron integrarse rápidamente a los círculos intelectuales vanguardistas, en donde conocieron las obras de Picasso y Henri Matisse, por las que sintieron una gran admiración y con los que entablaron una estrecha amistad, transformándose en sus principales mecenas.

De igual modo, se interesaron en obras de artistas impresionistas y cubistas, incomprendidos en su momento, de los que no dudaron en impulsar sus carreras adquiriendo sus piezas, exponiéndolas en su estudio, en sus célebres reuniones sabatinas, y dándolas a conocer en Estados Unidos. Tal fue el caso de Paul Cézanne, Auguste Renoir, Pierre Bonnard, Juan Gris, Henri Toulouse-Lautrec y Francis Picabia, entre otros. En la exposición del MET se pueden admirar cerca de 200 dibujos, pinturas, libros ilustrados y esculturas de los artistas que definieron el arte del siglo XX.

El objetivo de esta exhibición es el de revelar la importancia del mecenazgo en el mundo del arte. La muestra asimismo destaca cómo el mecenazgo sirvió para crear nuevos estándares en el gusto por el arte moderno, a través de la visión de la modernidad de Leo Stein y de sus intercambios con los intelectuales de la época; de la amistad de Gertrude con Picasso; de la relación de Sarah con Matisse y de los proyectos que Gertrude desarrolló con artistas en los años 20 y 30. “El legado de la familia Stein es una prueba de que los coleccionistas individuales juegan un papel decisivo en la historia del arte”, afirmó en su momento el director del SFMoMA Neal Benezra.
Sin duda, los Stein son en gran parte responsables de la revolución del siglo XX en las artes visuales. Logros que fueron consecuencia de su patrocinio de aventura, de los profundos lazos establecidos con los principales entendidos de la época y del mitológico salón de reuniones de París. Desde el primer momento en que se atrevieron a admirar a la “impúdica” Woman with a Hat de Matisse (1905), los Stein apostaron por el arte moderno alterando la carrera de los artistas más importantes del siglo.

En la exploración por The Stein Collect: Matisse, Picasso and the Parisian Avant-Garde, valdrá la pena detenerse en algunas obras. De Matisse, Blue Nude, Woman with a Hat, Self-Portrait y Sarah Stein; y de Picasso, Melancholy Woman, Boy Leading a Horse, Still Life, y el retrato de Gertrude Stein. El recorrido es cronológico, aunque sigue el orden de adquisición y no de realización, y procura enlazar las obras con los principales temas y puntos de referencia de la historia del arte y la vida de los Stein.

Complementan las obras una rica gama de materiales de archivo, incluyendo fotografías, álbumes de familia, escenas de películas y correspondencia que brindan una nueva perspectiva sobre la visión artística de esta innovadora familia. Un catálogo, profusamente ilustrado, acompaña la exposición, con flamantes investigaciones y ensayos originales de una serie de expertos franceses y estadounidenses en el campo. “Estados Unidos es mi país, pero París es mi hogar”, así de rotunda era la escritora Gertrude Stein cuando tenía que situar el centro geográfico de sus sentimientos. Y el MET nos invita a su hogar por unos meses.

The Stein Collect: Matisse, Picasso and the Parisian Avant-Garde se exhibe hasta el 3 de junio. The Metropolitan Museum of Art, 1000 Fifth Avenue, Nueva York.

Fuente: www.metmuseum.org
De: almamagazine.com

Gertrude Stein- Picasso
¿Sabías que la “generación perdida” de Hemingway, Scott Fitzgerald y Faulkner empezó en un taller?

De no ser por Gertrude Stein y un taller de reparación de coches parisino la genial “generación perdida” de escritores norteamericanos no se llamaría así.

“Todos sois una generación perdida”, le dijo una vez la novelista y poetisa Gertrude Stein a Ernest Hemingway (el excéntrico escritor estadounidense que inmortalizó los Sanfermines de Pamplona). Y como recogen los libros de Historia de la Literatura, y cualquier amante de la buena narrativa puede comprobar, esa fue, precisamente, la frase que éste puso al frente de su primera gran novela, “París era fiesta”.

Lo curioso del caso es que el origen de la expresión tuvo lugar en un espacio tan aparentemente poco literario como un taller de reparación de vehículos. Stein, que apoyó a los jóvenes escritores norteamericanos -como Hemingway, Dos Passos, Scott Fitzgerald, Hart Crane, Ezra Pound, Djuna Barnes, Sherwood Anderson, Waldo Peirce, E. E. Cummings y Archibald MacLeish-  expatriados en el París de la década de 1920, tomó la expresión del dueño de un taller parisino que, al ver la torpe reparación que del automóvil de la escritora había hecho uno de sus mecánicos, reprendió a éste diciéndole que todos eran una “génération perdue”. Y Gertrude Stein añadió dirigiéndose a Hemingway al relatarle la anécdota: “Eso es lo que sois. Eso es lo que sois todos vosotros... todos vosotros los jóvenes que servísteis en la guerra. Sois una generación perdida... No respetáis nada. Os estáis matando con el alcohol”. El término, “generación perdida”, hizo fortuna.

La expresión "generación perdida" con la que se recuerda a los escritores norteamericanos de los años 20, 30 y 40 nació en un taller de coches de París.


De: © 2012 EuroTaller








Gertrude Stein pieza clave de las vanguardias
Por Vanessa Díez

La casa de Gertrude Stein en París fue lugar de encuentro de los artistas de las vanguardias y Woody Allen lo retrata. Incluso convierte a Stein en la consejera literaria de su protagonista, puede permitirse la licencia pues es su París, totalmente subjetivo, si él la hubiera tenido disponible en su tiempo puede que también le habría pedido consejo.

Escritora estadounidense de alto nivel experimental, se la considera una renovadora del género memorialístico por textos como la Autobiografía de Alice B. Toklas (1933), y la Autobiografía de todo el mundo (1937). Cultivó varios géneros (ensayo, autobiografía, poesía y teatro). Además de incluir entre sus temas la homosexualidad como en Q.E.D. o en Tender Buttons. Mujer de fuerte personalidad, feminista y lesbiana, que convivió más de 25 años junto a su pareja Alice B. Toklas.

Vivió en Francia desde 1903, su casa se convirtió en centro de reunión de los movimientos de vanguardia con mayor influencia en las artes y las letras del siglo XX. Fue una figura clave del ambiente artístico y literario de su tiempo.

París era la capital literaria del mundo, quien quiera conocer los veladas de Stein y su hermano, y las de ella y su compañera con Picasso, Braque, Hemingway, Gris, Matisse, Max Jacob, Pound, Fitzgerald,… que lea The Autobiography of Alice B. Toklas (1933). Francia era la segunda patria de Stein, el lugar adecuado para crear su obra, donde se toleraba la vida que quería llevar.

“Esto es porque los escritores tienen que tener dos países, aquel al que pertenecen y aquel en el que viven realmente. El segundo es romántico, está separado de ellos mismos, no es real pero realmente está ahí. Los ingleses victorianos tenían así a Italia, los estadounidenses del principios del siglo diecinueve tenían así a España, los de mediados de siglo diecinueve tenían así a Inglaterra, mi generación la generación del fin del siglo diecinueve tuvo así a Francia… el otro país que necesitas para ser libre es el otro país no el país al que realmente perteneces… La nación estadounidense es ahora casi victoriana, muy claramente victoriana, muy tempranamente victoriana, ella es un rico y dulce hogar pero no es un lugar de trabajo. La casa de tus padres nunca es un lugar de trabajo es un bonito lugar para crecer” (Gertrude Stein‘s America).

Stein pertenece al movimiento vanguardista del siglo XX. Su frase Rose is a rose is a rose (una rosa es una rosa es una rosa), parte del poema Sacred Emily contenido en el volumen Geography and Plays, de 1913 es una muestra. Acuñó su propio estilo, llamado Litismo, una especie de tautología verbal. Utilizaba un procedimiento mecánico. En “Composition and Explanation” (1926) explica cómo escribió Three Lives (1909) y The Making of Americans (1925). Su procedimiento era triple: escribir todo en un presente continuo, escribir usando todo (cada objeto, cada situación, cada perspectiva), escribir comenzando otra vez, una y otra vez (el ahora como tiempo perpetuo). Así rompió con la linealidad del relato y su secuencialidad anecdótica. Leer la prosa de Gertrude Stein es toda una experiencia del lenguaje. Y pensar que todo comenzó con su fobia a las comas.

De: Letras en Vena




El aforismo "Rosa es una rosa es una rosa es una rosa" fue escrito por Gertrude Stein formando parte del poema escrito 1913 "Sacred Emily" (Sagrada Emilia, juego de palabras con Sagrada Familia), que apareció posteriormente en el libro publicado en 1922 Geography and Plays (Geografía y representaciones).

En este poema, la primera "Rosa" es el nombre de una persona. Stein utilizó variaciones del aforismo en otros escrito, y "A rose is a rose is a rose" es probablemente la cita más famosa de la autora. Su significado se ha interpretado con frecuencia como "las cosas son lo que son", una expresión del principio de identidad, "A es A".

En el pensamiento de Stein, la frase expresa que tan solo empleando el nombre de una cosa ya se invoca el imaginario y las emociones asociadas con el objeto. A medida que la cita se difundía en sus propios escritos y en la cultura en gran medida, Stein llego a decir en un momento: " ¡Escúchenme ahora! No soy idiota. Sé que en la vida diaria no solemos decir esto es esto es esto. Si, no soy boba, pero pienso que con aquel verso la rosa se hizo roja por primera vez en la historia de la poesía en inglés en cientos de años." (Four in America). También se cita el aforismo para ilustrar el principio de recursión.

Ella misma dijo a una audiencia en la Universidad de Oxford que la declaración se refiere al hecho de que cuando el Romanticismo utiliza la palabra "rosa" que había una relación directa con una rosa real. Para períodos posteriores en la literatura esto ya no es cierto. Las épocas siguientes al romanticismo, sobre todo de la era moderna, el uso de la palabra rosa para referirse a la rosa real, sin embargo, también implica, a través del uso de la palabra, los elementos arquetípicos de la época romántica. También se deduce de la retórica de la ley de la repetición thricefold para enfatizar un punto, como se puede ver en los discursos que se remonta a los sofistas.

A Rose Is A Rose

Jezebel...from Israel...
Who never read a book
Charmed the literati
And a smile was all it took...
I was laughing with Picasso
When she first entered the room
But Gershwin, Tristan Tzara
And Man Ray saw her too
There was never any doubt
All would try to take her home
But she refused their every move
Preferred to be alone
And a rose...a rose is a rose
Zelda had a breakdown
Fitzgerald hit the bar
His hand was broken, words were spoken
Didn't get too far
Hemmingway was smoother
More debonair and fun
But he would say her repartee
Was meaner than a gun
And a rose...
A rose is a rose is a rose is a rose
Said my good friend Gertrude Stein
She knows that I go to the ol' Deux Magots
And I drink Pernod through the night
Jezebel...from Israel...
Who never read a book
She charmed the literati
And a smile was all it took
Before her Joyce will babble
And Pound has gone insane
Eliot is paralyzed by
Thoughts of April rain
When she refused Lennin
He vowed to start a war
Stravinsky beat The Rite of Spring
Right there on the floor
And a rose...a rose is a rose
A rose is a rose is a rose is a rose
Said my good friend Gertrude Stein
She knows that I go to the ol' Deux Magots
And I drink Pernod through the night
And then one night she's missing
A riot soon began
No one could stand the thought of Jezzie with another man
I raced down winding streets
I broke into her house
You'll never guess who Jezebel
Was kissing on the couch...
A rose...a rose is a rose...
Hi Jezzie. Hi there Gertrude
Am I interrupting something?
A rose is a rose is a rose is a rose...

De: http://minimalmau.blogspot.com


Un elemento clave para situar y analizar la obra de Stein es el de las vanguardias históricas. El período de experimentaciones lingüísticas extremas que llevaron a redefinir los lenguajes del arte y la poesía. La relación de Stein con ellas es compleja. Amiga cercanísima de Picasso y Juan Gris, asiste a la génesis y el desarrollo del cubismo en el cual interviene directamente como coleccionista de arte. La influencia de este movimiento en su obra es notable, como han notado los críticos en diferentes escritos y ella misma, por ejemplo en Picasso: “Yo estaba sola en aquella época entendiendo a Picasso, quizá porque yo estaba expresando lo mismo en literatura”

Imbuida en esta vanguardia primera, menos militante y más centrada en lo estructural, Stein no participa ni tiene especial simpatía por los movimientos vanguardistas organizados, como el futurismo o el surrealismo.

Esto no inhabilita la consideración de su obra dentro de la episteme vanguardista, con cuyo núcleo no siempre se la suele asociar. Stein, a pesar de vivir en París durante las décadas clave en el desarrollo del cubismo, escribió toda su obra en inglés, territorio que suele considerarse ajeno a las concepciones ortodoxas de las vanguardias. En este sentido la obra de Stein constituye una especie de eslabón perdido dentro de las poéticas vanguardistas, fundamentalmente escritas en lenguas romances, aunque indudablemente profundiza en la indagación de sus prácticas y principios.

A pesar de la radicalidad de su escritura, las ramificaciones de su presencia son más amplias de lo que podría pensarse. Por ejemplo, aunque no es el tipo de modelo que se suela recordar en primer lugar al hablar de las raíces del movimiento beat, ciertos rasgos e intereses del popular movimiento norteamericano tienen una importante conexión con Stein.

En lo que respecta a la propia elaboración textual steiniana se han señalado algunas claves que, si no resuelven por completo la sorpresa que produce el encuentro con su obra, al menos nos ayudan a comprender algunos de sus rasgos más personales. En Composición como explicación, la autora organiza una revisión del proceso de escritura hasta esos años atendiendo a tres rasgos indudablemente originales: la repetición, el presente continuo y el multiperspectivismo —al que se refiere como un escribir haciendo “uso de todo” (504). La atención a estos aspectos es, por sí misma sorprendente y, no cabe duda de que todos ellos juegan un papel de gran importancia en la constitución de su escritura. Especialmente la repetición y la insistencia en una escritura en presente contribuyen de manera sustancial a la construcción de textos “planos” —para decirlo con la expresión que utiliza Richard Kostelanetz (xviii)—, estrategia que aleja sustancialmente su escritura de los modelos tradicionales en los que el desarrollo de la escritura dependía de una narración temporal que hacía avanzar una historia a través de una serie de pasajes cumbre. Se trata en ese sentido de un posicionamiento paralelo al rechazo que la pintura cubista manifiesta por la perspectiva óptica.


Fragmento de: Gertrude Stein: retratos, composición, repetición
Autores: Benito del Pliego1 & Andrés Fisher2.
Filiación: Appalachian State University, Boone, NC, USA.


De: Revista Laboratorio ©2009 - url: www.revistalaboratorio.cl



YO SOY ROSA

Una rosa es una rosa es una rosa es una rosa

Yo soy Rosa mis ojos son azules
yo soy Rosa quién eres tú
yo soy Rosa y cuando canto
yo soy Rosa como toda cosa.


ESTANZAS EN MEDITACIÓN

        VI

POR qué soy si yo soy inciertas razones puedes incluir.
Queda quedar proponer reponer escoger.
Llamo al descuido que la puerta está abierta
que si ellas pueden rehusar abrir
nadie puede correr a cerrar.
Sean pues mías por lo tanto.
Todos saben que escojo.
Por lo tanto si por lo tanto antes que cierre.
Yo por lo tanto ofreceré por lo tanto ofrezco esto.
Lo que si yo rehuso perder puede perderse es mío.
Yo seré bien bienvenida cuando venga.
Porque yo estoy viniendo..
Ciertamente yo vengo habiendo yo venido.

Estas estanzas han concluido

De: Atlas de Poesía



Publicar un comentario