miércoles, 1 de mayo de 2013

"El trabajador aislado es instrumento de fines ajenos; el trabajador asociado, es dueño y señor de su destino" - José Enrique Rodó


Hace ya 30 años, escribíamos clandestinamente, con letra cuidada sobre nailon verde, "Libertad, Trabajo, Salario y Amnistía"; intentando en esa consigna representar los sueños y los deseos de los trabajadores, en el estreno reluciente de un 1º de Mayo que nos habían escamoteado durante 10 largos años.
Nos dimos cita en una placita triangular con nombre de país sufrido; tratamos de convocar a los suficientes como para sostener los 6 parantes de los dos carteles pero una vez más nos sorprendió la vida dándonos una nueva lección:  fueron muchos más los que se atropellaban por poner sus manos en los frágiles sustentos de las fuertes consignas.
Un mar de gente coronó el Palacio Legislativo, ese mismo palacio que yacía vacío de legítimos inquilinos. 
Sí, no tengo dudas, fue el golpe de gracia a los dictadores, sé que ese día, "ellos también lo supieron".


Francisco Castillo



Publicar un comentario