viernes, 19 de abril de 2013

Escribir a los 80 y pico...


Amor

Caminan lentamente acariciando con los pies la húmeda arena.
El cielo está gris, pero de vez en cuando un soplo de viento deja asomar un retacito de azul. Pequeñas olas se forman, como si quisieran borrar esa calma que los une y los acompaña en la tranquila caminata.

¡Son felices! Tomados de la mano canturrean una canción. Son jóvenes. La vida es linda y es de ellos el futuro. Sueñan los sueños de quienes tienen 20 años. Todo es lindo, no existe lo triste, lo feo, lo doloroso. Todo es amor. ¡Cuánto amor! ¡Qué dulces recuerdos!

Han pasado los años. La vida ha cambiado. Han tenido hijos, los han criado con dedicación: son el fruto del amor, de ese amor que da la vida. Pero no siempre es alegría. ¡Hay vacíos! ¿Cómo se puede ayudar y llenar un vacío tan inmenso donde hubo tanto amor?¡Cuánto dolor!

Pero el amor da una fortaleza tan grande que permite sobrellevar el dolor. Y pasan los años, llegan las canas, los dolores físicos... La felicidad vuelve: llegan más niños con sus caprichitos, sus juegos, sus curiosidades. La alegría ha vuelto, la felicidad de los años vividos con mucho amor. Amor para todos. Amor que siguen teniendo y les hace revivir los años de la juventud. Revivir el mágico paseo en la playa pisando la arena húmeda, tomados de la mano, canturreando la vieja canción de Amor.

Rossana
GRUPO ALAS
En tu corazón nada envejece
y tu mano -esa que también escribe-
bien lo sabe.


Publicar un comentario