viernes, 25 de enero de 2013

Susana Matteo... bajo la lupa de Sherlock Holmes...





En defensa de su genealogía, como buen hijo de Conan Doyle, afirma Sherlock que SUSANA MATTEO merece una exposición más completa.
Gustosos, compartimos la proposición. Las razones superan la simple cortesía.

En principio, por la humildad de su postura, ya que aprender es el lema con el que sigue transitando en este espacio del Centro PERRAS NEGRAS; aprender fue su objetivo primario, cuando integró otros Talleres: Enrique Estrázulas, Sylvia Lago y Jorge Arbeleche, Rodolfo Fatorusso, Escuela de Cine,...

Interesante resulta subrayar que Susana no es una mera “dilettante” de estos ámbitos. Su producción, publicaciones y premios, revelan un compromiso real con la escritura. Los registros fotográficos y textos que publicamos constituyen una breve muestra de esa comunión.

El más relevante quizá resulte el augurio (¿tal vez fue bendición?) que nuestra JUANA de IBARBOUROU estampó en una cartita, a raíz de un Concurso Escolar al que Susana se presentó, tan pequeña y ya fascinada por la creación.
Pero no les robaremos la oportunidad de experimentar por ustedes mismos la impresión que pueda causarles el contenido de esa respuesta, sintetizadora también de la majestuosa sencillez de Juanita. Tengan ustedes todo el placer de leerla:














Con Ana María Pepe, en el Ateneo, en ocasión de recibir el Premio Primera Mención al Concurso Dramatúrgico convocado por esa Institución.














Con Marcelino Duffau



  


























Fragmento de la obra









En CUERPOS APASIONADOS, una publicación colectiva anterior del Centro, como integrante del TALLER DE PASIONES LITERARIAS,  figura SUSANA MATTEO así:



Hay una estrella federal en mi balcón que inventa un gesto nuevo.
Y yo escribo y leo.
A mi derecha una pila silenciosa de papeles.
A mi izquierda otra pila estruendosa de papeles.
Al frente la pantalla, me digo: son mis letras.
Hojas sin título, piedades.
                                                                         Helena Corbellini


                                                                                     Cuando Helena Corbellini trasluce su piedad ante el silencio de una hoja en blanco, me atrevo a imaginar que recuerda a Borges en su peregrinaje incansable detrás de la huidiza palabra; tan efímera cuando el corazón demanda a gritos expresarse; tan impotente cuando el papel es un destinatario mudo y sordo.
                                                               Y así voy yo, escribiendo y describiendo ideas, leyendo y releyendo a otros tantos peregrinos incansables. Como paria transitando en busca de mi hogar: un territorio en donde las hojas ya no sean blancas, ni mudas, ni sordas.
                                                                     Susana Matteo

            (Finalista en diversos concursos literarios nacionales e internacionales. Algunas de sus obras narrativas y dramáticas figuran en Antologías latinoamericanas. En el presente año ha publicado “¡Qué pedazo de familia"! 




HAIKUS I



Un rayo de luz
ilumina mi rostro:
mirada de Dios.






HAIKUS II

En la calleja
un árbol ha caído.
La sombra llora.







MARIPOSA DEL CREPÚSCULO



            Desde las entrañas del gris atardecer, de pronto, la luz de un relámpago.
         La estructura blanca del alto edificio se recortó indiferente entre las nubes oscuras y violáceas: surgieron puntiagudas, amenazantes, como un cielo rocoso, y en la cortina de lluvia se desvanecieron.
Fue el instante.
El aire se pobló de imágenes. Toda su vida desfilando ante el ventanal. En su mente, tal vez viboreó un “ahora o nunca”. La sentencia rozó sus labios. Un instante... Y el cuerpo yació nueve pisos abajo.
         “Es la esfinge rubia”, dijeron los vecinos.
         “Fue una mariposa del crepúsculo”,  replicó la tormenta.  







SAUCE



Sé que aún antes de que te viera nacer
empezaste a nutrirte de las profundidades de esta tierra,
de esta cuna y féretro inevitable de los que somos mortales.
Con mil dedos te aferraste y decidiste crecer.
Aunque el verano abrasador insistiera en resquebrajarte,
aunque los vientos y aguaceros laceraran tu débil cuerpo,
te mantuviste de pie.
Y no fue fácil.
Te encorvaste a veces, te hamacaste otras,
siempre más fortalecido,
gambeteándole al destino
empeñado en ser mezquino... o fatal.
Justo a vos te llamaron llorón...
pero soy yo el que lagrimea
para despedirte hoy.










Obra colectiva del Taller de PASIONES LITERARIAS
del CENTRO DE FORMACIÓN HUMANÍSTICA PERRAS NEGRAS
presentado en la Biblioteca Nacional en 2008.









Susana se ha presentado a los Concursos convocados por el Club Naval en los últimos años.
Los ejemplares recogen cincuenta de los cuentos seleccionados; en 2012, Susana ocupa el décimo lugar. En la foto, en la entrega de libros, con María del Carmen Iglesias, otra de las ganadoras.
























Publicar un comentario