jueves, 25 de julio de 2013

Bajo la Serpiente de los Huesos Blancos -4-

El invierno o La nevada
Francisco De Goya

Las fuerzas de la Naturaleza pueden detenernos o dañarnos porque hay una ley cósmica a la que estamos sujetos. 

Pero qué angustiante resulta considerar que nuestra destrucción puede ser generada por la alienación de nuestros prójimos, como ha ocurrido hoy en Santiago de Compostela, España. 

Aunque muertes evitables son una constante en el mundo, un tren viajando a 190 kilómetros bajo el inocente sol es una imagen que nos estremece de frío, el frío del horror, el horror de saber que vamos todos empujados por un viento demencial nacido detrás de tantas máscaras semejantes.


Publicar un comentario