viernes, 14 de junio de 2013

“¡Así que tú eres la pequeña mujer que escribió el libro que inició esta gran guerra!"- Abraham Lincoln

14 de junio de 1811



L A C A B A Ñ A D E L T Í O T O M

CAPITULO 1
EN EL CUAL EL LECTOR ES PRESENTADO A UN HOMBRE MUY HUMANITARIO

UNA tarde desapacible del mes de febrero se hallaban sentados frente a una botella de vino dos caballeros en el comedor de una casa del distrito del..., del Estado de
Kentucky. Los sirvientes se habían retirado. Parecían discutir un asunto serio.

Hemos dicho dos "caballeros" por conveniencia del lenguaje, porque a uno de los interlocutores no se le hubiera creído perteneciente a la clase de hombres a 
quienes generalmente se aplica ese titulo. Era un individuo de baja estatura, tosco, 
de facciones ordinarias, y con ese aire petulante de los hombres de baja estofa encumbrados por la fortuna. Iba ostentosamente vestido con prendas de 
diversos colores. Los dedos, grandes y ordinarios , estaban cuajados de anillos y llevaba una gruesa cadena de oro con un puñado de dijes de portentoso tamaño. 
Su lenguaje estaba salpicado de expresiones groseras.

Su interlocutor, el señor Shelby, tenía, por el contrario, todo el aspecto de un caballero, y el de su casa indicaba opulencia.
-El asunto puede quedar arreglado en la forma que le digo -dijo Shelby.
-No puedo cerrar trato en esas condiciones, señor Shelby -repuso el otro, interponiendo una copa de vino entre la luz y sus ojos.
-Ha de tener usted en cuenta, Haley, que Tom es un hombre que sale de lo corriente, y vale esa cantidad; es trabajador, honrado y capaz, y maneja mi granja con la
precisión de un reloj.

-Esa honradez será como la de todos los negros.

-No; digo que es honrado en la verdadera acepción de la Palabra. Tom es bueno, trabajador, de buen corazón y religioso. Se le bautizó hace cuatro años y creo que siente de veras la religión. Yo le he confiado todo cuanto poseo y siempre lo he hallado leal y recto.

-No va usted a deducir que yo sea de los que no creen en la religiosidad de los negros -dijo Haley-. En el último envío que hice a Nueva Orleáns iba uno que era un santo,
por lo bueno, amable y pacífico. Por cierto que hice un buen negocio con él, porque lo había comprado barato y lo revendí en seiscientos dólares. Sí, señor, sí; la religión es una cualidad muy recomendable en un negro si es auténticamente religioso, sin fingimiento.
...


Casa natal de esta primera escritora abolicionista.
De: www.ohiohistory.org



















En similar actitud mental a la de Lincoln, 
el héroe y poeta  
José Martí expresaba: 

"Mi verso es un puñal / que por el puño echa flor..."
Publicar un comentario