martes, 29 de enero de 2013

Poesía por convicción

BRYAN FRANCIA
















Me presento, soy Bry Francia
con ansias entro en un texto
hago Rap como pasión
poesía por convicción.


21 años y siempre mirando al horizonte
siendo hormiga por momentos
y también rinoceronte.


"Mi música, mi universo
¿Mi poesía? La fiel imagen de eso"




A chorros de tinta


Voy a  volcar en esta hoja sentimientos...
decir a chorros de tinta cómo yo me siento
corazón blindado para seguir con aliento
encarcelo lo malvado en continuo movimiento

Un comportamiento frío, de alguien sensible
atosigado de violencia que pasó en su vida
navegando en versos, busca su mejor salida...
a males que hicieron, grave su profunda herida

lágrimas que caen como lluvia en el invierno
frías como glaciar, percibimos lo externo
no vemos lo demás, eso demuestra este ser
un rostro para la gente y otro para él...

noches heladas, tristes como mármol
ideas fluyendo como ramas en un árbol​​​​​
pensar en dormir y soñar para olvidar
muchas pesadillas, tras la cabeza apoyar


ser testigo de la gran ruleta rusa
municiones infinitas en vida confusa
 rehén de cariño y desengaño
con amor y odio el vidrio empaño.
 ​​
A chorros de tinta, esconde su ser,
preguntas él se hace, al enmudecer,
ya está muy cansado, no quiere más perder,
es tiempo de hablar, y con el rap vencer
el espejo me refleja y no es felicidad
las luces me encandilan y no es bienestar
la lluvia me moja y no es alegría
las nubes me cubren y no es picardía
pero me repongo y pongo un verso
alienado como siempre desde mi comienzo
doble sentido y vivo, esa es la idea
​​​​​​​me protejo en rimas, como jugador que ajedrea

las pasé mal, no te voy a decir que no,
caí en lo oscuro, en lo peor, pero ya pasó
aprendí cosas de eso, todo lo que entra debe salir
por eso se me dio escribir, porque exhalo para vivir
bombas de tiempo, ya no hay más
ahora es rap, mi enfermedad
la mejor cura para el viaje mental
la sutura para mis heridas cerrar
cuando la oscuridad se apodera de mí
 pienso soltar frases al son de mi sentir
encajando cada palabra como un peso menos
alivio en mi cuerpo como disparo certero

hay días de sol, noches de tormenta
no importa cuándo, siempre están mis letras
lírica pura del corazón nace
vida a cada palabra que en mí yace























Algunos integrantes de CHARRÚAS CREW. En el centro, Bryan.



El día de la presentación del libro, a Bryan lo esperamos y lo esperamos... Pero como ocurre con la mayoría de los ídolos musicales, su agenda rebozaba compromisos, y fue casi natural haber olvidado un evento nada novedoso en su experiencia artística, ya que ha participado de numerosos "toques" y tiene unas cuantas grabaciones en su haber.
Nuestro tallerista es integrante de CHARRÚAS CREW, un interesante grupo de jóvenes que rinden culto al rap, aquí, en Montevideo, Uruguay.
En absoluto pecamos de exagerados al calificarlo así, porque en un momento en que la prensa sólo nos muestra una imagen oscura de nuestra juventud, vale subrayar un perfil luminoso como éste, forjado en un contexto donde ni el dinero ni las marcas ni el afán de protagonismo son los parámetros reguladores.
En principio, porque estos jóvenes trabajan, ocho o más horas; y, para practicar "su pasión" recortan descanso, familia, en fin, no sostienen una postura pour la gallerie; tampoco cuentan con apoyo económico extra, lo cual significa que todo se va construyendo a ritmo artesanal; bien se sabe que la competencia del medio es du-rí-si-ma. 

De tales actos sólo es posible deducir convicciones  muy sanas que, sin embargo, no esgrimen, soberbios, contra los pares que se han equivocado; su didáctica es otra: con su música invitan a la reflexión (así el 21 de diciembre del 2012, cuando en solidario gesto, nacido en forma espontánea de Bryan, actuaron para los internos del Centro de Rehabilitación Metropolitano de Varones, en ocasión de la clausura de cursos en ese Establecimiento.)

Después de esta reseña, ¿les parece que no existen razones para disculpar su olvido? En realidad, sólo hay un espacio enorme para decirle ¡GRACIAS! (Además, ¡cómo no aplaudir a un rappero que se entusiasma con Withman,  con Ginsberg, con Neruuuda!...). Como dice Chojin, querido Bryan, que "el dolor que infecta a otros" siempre afecte de esta manera la sensibilidad de tu cabeza y de tu corazón.