martes, 29 de enero de 2013

Carta blanca

DANIEL ESMORIS



Daniel se había incorporado a nuestro Centro 
poco tiempo antes del proceso de publicación del libro.
Quería averiguar si de verdad tenía las dotes que suponía para la escritura creativa. 
Su planteo fue muy interesante porque, en principio, y a raíz de esa incertidumbre, buscaba evitar una detención en la marcha de actividades de sus eventuales compañeros. 
Así que empezó a venir solito a "Motivación a la Escritura".
Quien escribe, siempre tiene la sensación de estar caminando por una cuerda que se balancea en el aire; quien está oscilando entre si comprometerse con la escritura o no, puede sentir que, debajo de la cuerda, hay un precipicio. Sí, lo hay, pero nosotros y él confiamos en la fortaleza de sus piernas, en la pureza de su aliento y en el equilibrio de su corazón.
Por eso fue la voz que representó a sus compañer@s en la apertura de la presentación. Su voz dijo:





Señoras y señores, Compañeros talleristas, familiares y amigos:

Hoy, la razón que nos reúne es una pasión. La pasión como un amor más allá de la razón. Como algo más allá de lo que podemos explicar con palabras. Porque aunque quizá tengamos una sensibilidad especial para las letras ninguno de los presentes la podría describir. Es la pasión, justamente, por el lenguaje.
Hoy quiero, pues, presentarles el fruto de ese amor, de esa pasión, de esa obsesión. Quería hablarles de este libro que encierra nuestro esfuerzo y placer, nuestras alegrías y tristezas, nuestros recuerdos y anhelos. Antes que nada debemos agradecer a todos los que de una forma u otra hicieron posibles no sólo esta reunión sino la publicación de esta obra: a la editora Sra. Carmen Galusso, a los trabajadores de la editorial, a quien nos enseña a amaestrar a estas perras negras. Y, porqué no, a nosotros mismos por animarnos, por darnos la oportunidad de emprender esta empresa.
Un libro es como un hijo. Antes de tenerlo en nuestras manos, se pensó y repensó, se planeó, se meditó, y al final sale como tiene que salir. Más que un proyecto es una aventura que nos lleva por los rincones más oscuros de nuestro interior y los llena de luz. Los revive. Al igual que a un niño, hay que acompañarlo en su progreso con infinita paciencia, ya que sólo de esa forma podemos ver lo mejor de él. Es algo que una persona sin experiencia podría tomar a la ligera, pero que luego la conciencia les hace darse cuenta del trabajo y el sacrificio que implica. Y también, al igual que con una criatura, tiene el don de enorgullecemos. Aunque pueda haber muchos que digan lo contrario, nosotros tenemos un amor incondicional que nos lleva a verlo con otros ojos, y cuando pasa a independizarse de nosotros, cuando comienza a ser parte de la vida de otras y otros, todo lo que hicimos tendrá frutos y trascenderá en la admiración de algunos, en la emoción de otros. Y al final lo que nos importa, no es su perfección, sino que pueda superar todas las expectativas que teníamos de él. Es por este motivo que quería presentarles a todos nuestro hijo, a este pequeño gran libro que ocupará para siempre un rincón en nuestro corazón. Muchas gracias a todos y espero que puedan sentirse tan orgullosos como nosotros cuando lo lean. Muchas gracias, buenas noches.

















En el libro, Daniel participó de esta manera:

Confesarse ante una hoja es como hacerlo ante tu amante, pero con una diferencia: ese espacio en blanco sabe todo de ti. Es imposible mentirle. Aún así hay algo que nos impulsa a enfrentarlo y contarle lo que sentimos. Queremos saber la verdad. De no ser así no hubiesen existido oráculos, confesores, adivinos, ni científicos.
Cuando dejamos salir lo más íntimo de nosotros sin restricción, tenemos carta blanca para viajar a nuestro interior y ver lo que somos, tomarlo y modificarlo a nuestro agrado. Y en contrapartida recibimos la mejor respuesta que podemos obtener: la felicidad.

Daniel Esmoris




Actualmente, Daniel está inserto en el Taller de Pasiones Literarias de nuestro Centro, incursionando en Narrativa, específicamente en "cuento". Pronto tendremos oportunidad de leer sus producciones. Parece que también él otorgó "carta blanca" a su creatividad.


Producciones naif de Graciela Bello