martes, 8 de marzo de 2016

Nunca importó demasiado que fuéramos diosas; siempre ha habido Marduks obligándonos a guerrear por nuestros derechos .


Relieve que representa a Marduk persiguiendo a Tiamat .

















“Tiamat (1)  lanzó un rugido...
el Señor levantó la desbordante tormenta, su poderosa arma.
Tiamat creció, las raíces de sus piernas se sacudían adelante y atrás.

Tiamat y Marduk, los más sabios de los dioses,
avanzaban uno contra otro;
prosiguieron el singular combate,
se aproximaron para la batalla.

El Señor extendió su red para atraparla;
el Viento del Mal, el de más atrás, se lo soltó en el rostro.
Cuando ella abrió la boca, Tiamat, para devorarlo
él le clavó el Viento del Mal para que no cerrara los labios.
Los feroces Vientos de tormenta cargaron entonces su vientre;
su cuerpo se dilató; la boca se le abrió aún más.
A través de ella le disparó él una flecha, le desgarró el vientre;
le cortó las tripas, le desgarró la matriz.
Teniéndola así sojuzgada, su aliento vital él extinguió.

Después de matar a Tiamat, la líder,
su grupo fue destruido, su hueste hecha pedazos.


..........................................


Marduk volvió entonces a Tiamat, a la que había sometido.

El Señor se detuvo a ver su cuerpo sin vida.
Dividir al monstruo él, entonces, ingeniosamente planeó.
Después, como un mejillón, la desgarró en dos partes.

El Señor puso su pie sobre la parte posterior de Tiamat;
con su arma le separó el cráneo;
cercenó los canales de su sangre;
e hizo que el Viento Norte lo llevara
a lugares que habían sido desconocidos.

La otra mitad la levantó como pantalla para los cielos:
encerrándolos juntos, como vigías los estacionó...
Dobló la cola de Tiamat para formar la Gran Banda como un brazalete.

Poniendo la cabeza de Tiamat en posición,
él elevó las montañas encima.
Abrió manantiales, y torrentes para sacar el agua.
De los ojos de ella dejó salir el Tigris y el Eufrates.
Con sus ubres formó las altas montañas,

perforó manantiales para pozos, para sacar agua".

.......................................................................................................................

Fragmento del Enuma Elish, el Poema de la Creación de origen sumerio, escrito en acadio, con escritura cuneiforme en siete tablillas de arcilla, con unos 140 versículos cada una, está datado entre 1900 y 1600 años antes de Cristo, aunque otros investigadores se inclinan por el 1200 A.C., mucho antes de las primeras escrituras hebreas.

(1)  Tiamat es la diosa del mar (las aguas saladas), símbolo del caos original y la oscuridad. Es el principio femenino de Nammu, el Océano primordial de la cosmogonía mesopotámica.

Una de las tablillas del Enuma Elish.



















Es un aporte del Taller 
en el Día Internacional de la Mujer
desde su Proyecto





































y nuestro emocionado homenaje
para las mujeres uruguayas
-niñas, jóvenes y adultas-
a quienes la violencia
les robó la vida.







Publicar un comentario