martes, 29 de octubre de 2013

Tu mirada, Poesía: marea que arrastra y destroza mi silencio...


Hoy recibimos un mail muy significativo de parte de una de nuestras talleristas. En realidad, una vez más se cumple aquel lema tan chejoviano acerca del valor siempre aparente de la pequeñez porque, ¿quién piensa en el árbol cuando ve la minúscula semilla?

Al despedirse, Marta escribió: ... “también te quiero decir que estoy emocionada con esto, y creo que me va a gustar mucho más de lo que imaginaba. Saludos”.

Necesario resulta aclarar que Marta concurre desde hace menos de un mes al Taller de Pasiones Literarias en nuestra CASA. Es una lectora constante, por otra parte.

Aunque ha estado en contacto con el arte pictórica por mucho tiempo en un conocido Taller del medio, esta reciente huésped que es la escritura está deparando una experiencia sorpresiva y conmocionante a su mundo interior. Su feliz confesión, además de provocarnos profunda alegría, nos produjo una reflexión, habitual en nuestra práctica, vinculada al valor y a la evaluación del acto creativo en estos tiempos. (En verdad, es la proyección personal de aquella conocidísima frase de Heidegger: “¿Para qué poetas en tiempos de miseria”?). 

Producto de esa meditación es la invitación a leer el siguiente artículo que, a pesar de presentar ciertas desprolijidades de traducción, permitirá algunas conclusiones interesantes acerca del tema:


Mujeres en Afganistán escriben poesía bajo riesgo de muerte



En una casa privada en un barrio tranquilo de la Universidad de Kabul, Ogai TRex esperó a que sonara el teléfono. A través de una ventana de vidrio, vio cómo el sol se hunde su vez el patio del color de la berenjena. La electricidad no funcionaba y la habitación no tenía calefacción, un piso de unos cuantos cojines de los muebles solamente. TRex metió sus pies desnudos debajo de ella y se subió el cuello de su abrigo negro hinchada. Su cabello oscuro estaba recogido en una coleta, y sus párpados estaban cubiertos con polvo de color azul metálico. En el resplandor verde de la pantalla del teléfono móvil, su rostro se veía pálido y preocupado. Cuando el teléfono por fin pitó, TRex gritó de alegría y poner el altavoz. La voz de una chica adolescente se desplomó en la habitación. "Me estoy congelando", dijo la chica. Su voz era ronca por el frío. Para hacer esta llamada, se había escapado de la casa de barro de su padre sin su abrigo.

Al igual que muchos de los miembros rurales de Mirman Baheer, la sociedad literaria de mujeres con sede en Kabul, la muchacha llama cada vez que puede, por lo general en secreto. Ella lee sus poemas en voz alta a TRex, que transcribe línea por línea. Para ocultar su poesía y por escrito de su familia, la niña se basa en un nombre de pluma, Meena Muska. (Meena significa "amor" en el idioma pashto; muska significa "sonrisa").

Meena perdió a su novio el año pasado, cuando una mina explotó. Según la tradición pashtún, ella debe casarse con uno de sus hermanos, que ella no quiere hacer. Ella no se atreve a protestar directamente, pero recitando poesía a TRex le permite hablar en contra de su suerte. Cuando le pregunté cuántos años tenía, Meena respondió en un proverbio: "Soy como un tulipán en el desierto. Me muero antes de abrir, y las olas del desierto sopla brisa de mis pétalos de distancia. "No estaba segura de su edad, pero pensaba que tenía 17 años. "Porque soy una niña, nadie sabe de mi cumpleaños", dijo.

Meena vive en Gereshk, una ciudad de 50.000 personas en Helmand, la mayor deAfganistán 's 34 provincias. Helmand ha tenido problemas con la doble carga de ser uno de los productores más grandes del mundo de opio y un bastión insurgente. El padre de Meena la sacó de la escuela hace cuatro años después de que pistoleros secuestraron a uno de sus compañeros de clase. Ahora se queda en casa, cocina, limpia y enseña a sí misma a escribir poesía en secreto. Los poemas son la única forma de educación a que tiene acceso. Ella no cumple con los forasteros cara a cara.

"No puedo decir que los poemas en frente de mis hermanos", dijo. Poemas de amor sería visto por ellos como prueba de una relación ilícita, por lo que Meena podría ser golpeados o incluso asesinados. "Me gustaría tener las oportunidades que hacen las niñas en Kabul", continuó. "Quiero escribir sobre lo que está mal en mi país." Tragó Meena. Ella estaba tratando de no llorar. En el otro extremo de la línea, TRex, que es propenso a la compasión y el drama, empezó a llorar con ella. Las lágrimas se mezclan con kohl goteó en la página de la libreta de espiral en la que TRex estaba escribiendo versos de Meena. Meena recitó un poema popular pastún llamado landai:

"Mis dolores creciendo a medida que disminuye mi vida,
voy a morir con el corazón lleno de esperanza ".

"Yo soy el Rahila nuevo", dijo. "Grabar mi voz, de modo que cuando me mataron al menos a usted tendrá algo de mí."

TRex hizo una mueca, sin saber cómo responder. "No te llames así", le espetó ella."¿Quieres morir, también?"

Rahila fue el nombre usado por una joven poeta, Zarmina, quien se suicidó hace dos años. Zarmina fue la lectura de sus poemas de amor a través del teléfono cuando su hermana-en-ley la atrapó. "¿Cuántos amantes tiene usted?", bromeó. Familia Zarmina asumió que era un niño en el otro extremo de la línea. Como castigo, sus hermanos le golpearon y arrancaron sus cuadernos, TRex dijo. Dos semanas más tarde, Zarmina se prendió fuego.

Al igual que Meena, Zarmina vivido en Gereshk, un poco menos de 400 kilómetros de Kabul. Ella, también, no se le permitió salir de su casa. Ella encontró por primera vez el grupo literario al escuchar la radio, su único vínculo con el mundo exterior. Un día, en Radio Azadi - Radio Libertad - oyó un Mirman Baheer poemas de lectura miembros. Sin manera de ponerse en contacto con el grupo, ella llamó por teléfono a otro programa de radio, "Lost Love", un popular programa que en su mayoría se conecta a los refugiados a sus familiares o amigos que no han visto en las últimas décadas. Zarmina pidió ayuda en la búsqueda de Mirman Baheer. Uno de los empleados de la estación era un miembro."Oh, así que pensé que estábamos perdidos, también!", Dijo a la aspirante a poeta, antes de compartir el número de teléfono.

Zarmina pronto se convirtió en una llamada regular. Siempre que pudo, llamó por teléfono al Mirman Baheer el sábado por la tarde-las reuniones en el Ministerio de Asuntos de la Mujer en Kabul. Zarmina pediría TRex si pudiera leer sus poemas en voz alta al grupo. Sin embargo, las reuniones de Kabul estaban llenos de poetas ávidos, que compiten para ser escuchados. TRex a menudo tenía que decirle Zarmina que esperar su turno. "Yo diría, 'No, yo te llamaré', pero ella volvería a llamar en unos pocos minutos."
A veces Zarmina no podía soportar que esperar a una reunión para llamar a TRex. Cuando TRex dijo que estaba demasiado ocupado para hablar, Zarmina respondería con un landai:

"Estoy gritando pero usted no contesta -
Un día me va a buscar y me iré de este mundo. "


"¡Qué dulce hubiera sido si sólo había grabado su voz mientras leía poemas", dijo TRex. Cogió trozos de azúcar caramelizada y las almendras en un plato de vidrio. "Ahora, cuando llama a cualquier chica, tomo nota de todo lo -. Las fechas de los poemas, los números de teléfono, cada cosa que dice:" (El grupo aún no puede permitirse una grabadora.)

En sus poemas, Zarmina se describe como "la jaula oscura del pueblo." Su trabajo fue impresionante, de acuerdo con TRex, no sólo por su lenguaje distintivo, sino también por su coraje para cuestionar la voluntad de Dios."Eso es lo que nuestros poemas tienen en común", dijo TRex. "Nos quejamos a Dios sobre el estado de nuestras vidas". Zarmina planteaba preguntas: "¿Por qué no estoy en un mundo donde la gente puede sentir lo que siento y oíd ​​mi voz", le preguntó: "Si Dios se preocupa por la belleza ?, ¿por qué no se nos permite cuidar ", le preguntó:" En el Islam, Dios amó tanto al profeta Mahoma. Estoy en una sociedad donde el amor es un crimen. Si somos musulmanes, ¿por qué somos enemigos del amor? "

Como TRex y Zarmina se acercaba, se hablaba varias veces al día cada vez que podía colarse Zarmina acceso a un teléfono, pero hubo períodos en que se las arreglaron para hablar sólo una vez al mes. Durante las dos semanas entre la paliza de sus hermanos y su suicidio, Zarmina TRex dio ninguna indicación de lo desesperada que estaba cuando me llamó. Ella, sin embargo, recitar otra landai:

"El día del juicio final, voy a decir en voz alta,
vine al mundo con el corazón lleno de esperanza ".

"Estúpido, no digas eso", recuerda TRex diciendo. "Eres demasiado joven para morir."

Para las mujeres de Mirman Baheer, Zarmina es sólo el más reciente de Afganistán poeta mártires. "Era un sacrificio a las mujeres afganas", me dijo TRex. "Hay cientos como ella."

Mirman Baheer, el más grande de Afganistán, la sociedad literaria de las mujeres, es una versión contemporánea de una red de los talibanes de la era literaria conocida como la Aguja de Oro. En Herat, las mujeres, pretendiendo a coser, se reunieron para hablar de literatura. En Kabul, Mirman Baheer no tiene necesidad de subterfugios. Sus más de 100 miembros proceden principalmente de la élite afgana: los profesores, parlamentarios, periodistas y académicos. Ellos viajan en los autobuses de la ciudad para sus reuniones de los sábados, la cara descubierta, vestido con botas de tacón alto y abrigos de Piel. Sin embargo, en las provincias periféricas - Khost, Paktia, Wardak Maidan, Kunduz, Kandahar, Herat y Farah - en donde la sociedad de los miembros de número 300, Mirman funciones Baheer en gran medida en secreto.



De los 15 millones de mujeres de Afganistán, aproximadamente 8 de cada 10 viven fuera de las zonas urbanas, donde los esfuerzos de Estados Unidos para promover los derechos de las mujeres han tenido poco éxito. Sólo 5 de cada 100 se gradúan de la escuela secundaria, y la mayoría están casadas a los 16 años de edad, 3 de cada 4 en los matrimonios forzados. Poetas jóvenes como Meena que llaman a la línea caliente, TRex me dijo, "están en una posición muy peligrosa. Están detrás de altos muros, bajo el fuerte control de los hombres. "Murió joven poeta célebre Universidad de Herat, Nadia Anjuman, en 2005, después de una brutal paliza de su marido. Ella tenía 25 años.

Pastún poesía ha sido durante mucho tiempo una forma de rebelión de las mujeres afganas, desmintiendo la idea de que son sumisos o derrotados. Landai significa "serpiente de corto, venenoso" en pashto, una lengua que se habla en ambos lados de la frontera entre Afganistán y Pakistán. La palabra también se refiere a los poemas populares de dos líneas que pueden ser igual de letal. Divertida, sexy, feroz, trágica, landai son seguros porque son colectivos. Ninguna persona escribe un landai, una mujer repite uno, comparte uno. Es la suya y no la suya. Aunque los hombres no les recita, casi todos se echan en las voces de las mujeres. "Landai pertenecen a las mujeres", dijo Safia Siddiqi, un poeta de renombre y pastún parlamentaria afgana ex. "En Afganistán, la poesía es el movimiento de mujeres desde el interior."



Tradicionalmente, landai han tratado con amor y dolor. A menudo, arremetió contra la esclavitud del matrimonio forzado con un humor irónico, anatómica. Un marido envejecimiento, ineficaz frecuentemente se describe como un "pequeño horror." Pero también han tenido en la guerra, el exilio y la independencia de Afganistán con ferocidad.En 1880 la batalla de Maiwand, cuando las fuerzas afganas estaban perdiendo a los británicos, una heroína pastún llamado Malalai se dice que han tomado la bandera de Afganistán y gritó este landai:

"El amor joven, si usted no cae en la batalla de Maiwand,
Por Dios, que alguien le está ahorrando como un símbolo de la vergüenza”.

Malalai murió en el campo de batalla, pero las fuerzas afganas eran en última instancia la victoria.


This article and the accompanying photographs were financed in part by a grant from the Pulitzer Center on Crisis Reporting.

Eliza Griswold is a senior fellow at the New America Foundation and the recipient of a Guggenheim fellowship.

Editor: Sheila Glaser


FUENTE: http://www.nytimes.com
ARGEMIRO BUSTOS GOMEZ


De: DOCENTES EN EL AULA

 
Marta, por haber suscitado "este efecto mariposa".
La emoción debe ser hermana de la razón. 






Publicar un comentario