domingo, 7 de julio de 2013

"Yo, /el oído/ con la palabra/ no acostumbro a mimar" - Vladimir Maïacovski


Barato se liquida

A ti, mujer,
a quien enredo en conmovedora aventura,
o a ti, transeúnte, a quien miro simplemente.
Todos pasan temerosos apretando los bolsillos.
¡Ridículos!
¡A los pobres,
qué pueden robarles!
Pasarán los años
lo sabrán ustedes,
tal vez, yo,
candidato a dos metros de la morgue municipal,
soy infinitamente más rico,
que cualquier Pierpont Morgan.
Al cabo de tantos y tantos años,
ya no viviré,
moriré de hambre,
o un tiro me pegaré
a mí,
al de fuego,
me estudiarán los profesores,
hasta los puntos y las comas,
y hablarán de dónde y cómo,
y cuándo vivió y nació...
Y desde la cátedra,
un idiota de frente saliente,
recordará a Dios o al demonio.
Se inclinará la muchedumbre,
adorándome inquieta,
y no me reconocerán.
Yo no soy yo.
Dibujarán una cabeza,
con cuerpo o con aureola,
y todas las estudiantes,
antes de dormirse,
soñarán acostadas sobre mis versos.
Soy pesimista -dicen-
¡Ya lo sé!
¡Siempre habrá aprendices en la tierra!
Pero al fin,
escuchádme:
todo lo que posee mi alma,
todo,
¿a ver quién se atreve a medir esta hondura?
Toda la maravilla,
que en la eternidad adornará mi paso,
y aún mi propia inmortalidad,
que tronando por todos los siglos,
juntará a mis admiradores de rodillas,
en el mundo y siempre,
¿todo eso quieren?
lo doy enseguida,
por una sola palabra,
cariñosa,
humana.
¡Gente!
¡Venid, levantando polvo por las avenidas,
aplastando cuerpos, pisando rostros!
Venid de toda la tierra.
hoy,
en San Petersburgo,
en la calle Nadiézda¹
por menos de un kopek²
se liquida una valiosísima corona,
por una palabra humana.
¿Barato, verdad?
¡Anda,
prueba encontrarla!

¹Calle donde vivió Mayakovski
² Moneda rusa que equivalía a un céntimo

Publicado en la revista "El Nuevo Satiricón" en 1916



Amo

Escrito en 1922, dedicado a Lili Brick. Es
de carácter autobiográfico.


1. Comunmente es así

El amor le es dado a cualquiera
pero...
entre el empleo,
el dinero y demás,
día tras día,
endurece el subsuelo del corazón.
Sobre el corazón llevamos el cuerpo,
sobre el cuerpo la camisa,
pero esto es poco.
Sólo el idiota,
se pone los puños,
y el pecho lo cubre de almidón.
De viejos se arrepienten.
La mujer se maquilla.
El hombre hace ejercicios con sistema Müller,
pero ya es tarde.
La piel multiplica sus arrugas.
El amor florece,
florece,
y después se deshoja.


De: AMediaVoz.com



Conversación con el inspector de impuestos sobre poesía

¡Ciudadano inspector fiscal!
                                                      Disculpe la molestia.
Gracias...
                               no se moleste...
                                                          me quedo de pie...
Tengo con usted
                                    un asunto
                                                    de naturaleza delicada:
El lugar
                                     del poeta
                                                          en las filas obreras.
Al lado
                           de los propietarios
                                                   de almacenes y tierras
he sido gravado
                          y debo ser castigado.
Usted demanda
                                      de mí
                                               quinientos por medio año
y veinticinco
                           por no rendir declaración.
Mi trabajo
                                     a cualquier
                                                           trabajo se parece.
Mire
                 cuánto he perdido
cuáles
                 gastos
                        en mi producción
y cuánto se invierte
                                       en material.
A usted,
             por supuesto, le es conocido
                                                  el fenómeno de la rima.
Digamos,
              una línea
                           termina con la palabra
                                                                             “atsá”.
Entonces
                     en la línea alternada
                                                        repitiendo las sílabas
pondremos
                           algo así:
                                             “lamtsabritsa-tsá.”
Hablando como usted,
                                             la rima
                                                   es una letra de cambio.
¡Cóbrese a la línea alternada!
                             He ahí la disposición.
Y buscas
                     el cambio de sufijos y flexiones
en la desolada caja
                                 de declinaciones
                                                             y conjugaciones.
Intentas
                           una palabra
                                meter en la línea,
pero no cabe;
                            la aprietas y se rompe.
Ciudadano inspector fiscal,
                                              palabra de honor,
al poeta
                        le salen caras las palabras.
Hablando como nosotros,
                                       la rima
                                                    es un tonel.
Tonel con dinamita.
                                      La línea
                                                   es la mecha.
El renglón se consume,
                                    estalla la línea
y la ciudad
                  por los aires
                                     vuela en estrofas.
¿Dónde encontrar,
                                  a qué precio,
rimas
                  que de un golpe maten, certeras?
Puede que
                 cinco
                          inusitadas rimas
queden solamente
                                  en Venezuela.
Y me dan
                ganas
                                          en el frío y en el ardor.
Me lanzo
               enredado en anticipos y préstamos.
¡Ciudadano,
                     considere el boleto del viaje!
La Poesía
               ¡toda!
                      es un viaje a lo desconocido.
La Poesía
                es como la extracción de radio.
Se desperdician
                              por una sola palabra
miles de toneladas
                                de mineral verbal
Pero qué
              abrasador
                       es el ardor de estas palabras
junto
         a la prodredumbre
                               de la palabra cruda
Estas palabras
                         pondrán en movimiento
por miles de años
                           a millones de corazones.
Por supuesto, hay distintas calidades poetas
Cuántos poetas
                     poseen agilidad de manos!
Sacan,
           como prestidigitadores,
                                                            líneas de la boca,
tanto de la suya
                             como de la de otros.
¡¿Qué decir
                      de los castrados líricos?!
Una línea
               ajena
                        ponen
                                  y son felices.
Esto es
           un común
                          robo y despilfarro
entre los despilfarros que acosan al país.
Estos
       de hoy
                  versos y odas,
aplaudidos a rabiar,
pasarán
             a la historia
                             como gastos accesorios
de lo hecho
                 por nosotros,
                                     por dos o tres.
Un pud,
            como se dice,
                                 de sal de mesa
consumes
                 y cien bocanadas de cigarrillo,
para
      extraer
                 la palabra preciosa
de las artesanas
                         profundidades de la humanidad.

Y de golpe
                 se reduce
                                 el tamaño del impuesto.
¡Rebaje
           de la imposición
                                     la rueda de un cero!
Uno noventa,
                          cien cigarrillos;
uno sesenta
                          la sal de mesa.
En su encuesta
                        hay un montón de preguntas:
—¿Ha salido?
                   ¿O no ha salido?—
¿Y qué
         si yo
               diez pegasos
reventé
          en los últimos
                              quince años?
Usted—
           póngase en mi lugar—
pregunta por sirvientes
                                     y bienes
                                                   en esta sección.
¿Y qué
           si yo soy
                        conductor del pueblo
y al mismo tiempo
                            su sirviente?
La clase
           se expresa
                          en nuestras palabras;
y nosotros,
                proletarios,
                                  somos agitadores de la pluma
La máquina
                 del alma
                              se desgasta con los años.
Dicen:
         ¡Archívenlo!
                            ¡Ya no interesa!
                                                    ¡Ya es hora!
Cada vez amas menos,
                                        cada vez te atreves menos
y mi frente
               el tiempo terrible
                                        atormenta.
Llega
       la más temida de las amortizaciones:
la del
        corazón y el alma.
Y cuando
            este sol
                        cerdo cebado
se levante
               sobre el futuro
                                            sin miserables ni inválidos,
yo
    ya
        estaré oculto,
                            muerto bajo la cerca
junto
       a diez
                de mis colegas.
¡Conduzca
                mi
                    balance mortuorio!
Yo afirmo
              y lo sé —no miento—
que sobre el fondo
                            de los actuales
                                                   oportunistas y bribones
yo seré
           el único
                       con deudas impagables.
Nuestro deber
                       es aullar
                                   con una sirena garganta-de-cobre
entre la neblina de pequeñoburgueses,
                                             en la espuma de la tormenta.
El poeta
            siempre
                        es deudor del universo.
Paga
        por el dolor y la pena
                                          porcentajes.
Yo
   estoy en deuda
                           con los faroles de Brooklin,
con ustedes,
                  cielos de Bagdadí,
con el Ejército Rojo,
                               con los cerezos del Japón—
con todo
            acerca de lo cual
                                      no pude escribir.
¿Y para qué
                    finalmente
                                    esta complicación gratuita?
¿Para disparar rimas
                                y enfurecer con los ritmos?
La palabra del poeta
                                es su resurrección,
su inmortalidad,
                          ciudadano burócrata.
Dentro de siglos
                         de su marco de papel
tome el verso
                     ¡y restituya el tiempo!
Y aparecerá
                   este día
                               con inspectores fiscales
con brillo de prodigios
                                   y hedor de tinta.
Habitante convencido de los días presentes,
consiga
            en el Ministerio
                                    un pasaje a la inmortalidad
y, calculando
                   la eficacia de los versos,
                                                         reparta
mis ganancias
                      ¡en trescientos años!
Pero la fuerza del poeta
                                      no sólo está en eso
de que, a usted
                        recordando,
                                         en el futuro hipéen.
¡No!
        También hoy
                            la rima del poeta
es caricia
               y consigna
                               y bayoneta
                                                 y látigo.
Ciudadano inspector fiscal,
                                          pagaré cinco,
¡todos
          los ceros
                        de la cifra tachando!
Yo
    por derecho
                       exijo una pulgada
al lado
          de los empobrecidos
                                          obreros y campesinos.
Y si
    a ustedes, les parece
                                     que mi trabajo
es utilizar
               palabras ajenas,
ahí tienen,
                camaradas,
                                 mi pluma,
y pueden
               escribir
                            ¡por sí mismos!



Poeta obrero


Gritan al poeta:
“Te veríamos junto al torno.
¿Qué son los versos?
¡Son estériles!
Imagino que trabajar... Entrañas delicadas.”
Puede ser
que para nosotros
el trabajo,
de todas las ocupaciones, sea la más entrañable.
Yo también soy una fábrica.
Y, si bien sin chimeneas,
puede ser
que para mí
sin chimeneas sea más difícil.
Yo sé
que ustedes no gustan de las frases vanas.
Talan robles para trabajar.
Y nosotros,
¿no somos acaso ebanistas?
De la cabeza de los hombres pulimos robles.
Por supuesto
que pescar es un oficio honorable:
Recogen la red y
¡en las redes hay esturiones!
Pero el trabajo del poeta es también honorable.
Se pescan hombres, que no peces.
Enorme trabajo es arder sobre la fragua,
templar el acero sibilante.
Pero, ¿quién pues
de “ociosos” nos arroja el reproche?
Cerebros pulimos con la lima de la lengua.
¿Quién es más grande: el poeta
o el técnico,
el cual
conduce a los hombres al beneficio material?
Ambos.
El corazón es tal motor.
El alma, tal diestra máquina.
Somos iguales:
Camaradas en la masa de los trabajadores.
Proletarios de cuerpo y espíritu.
Sólo juntos
el universo embelleceremos
y las marchas dejaremos sonar.
Aislémonos a cal y canto de la tormenta de palabras.
¡A la obra!
Trabajo vivo y nuevo.
Y los vacuos oradores,
¡al molino!
¡Con los molineros!
Que el agua de sus discursos haga girar la noria.

De: Material de LecturaUNAM



Y NO DIJIMOS NADA

“La primera noche, ellos se acercan y toman una flor de  nuestro jardín.
No decimos nada.
La segunda noche ya no se esconden, pisan las  flores, matan a nuestro perro y no decimos nada.
Hasta que un día, el más frágil de ellos, entra sólo a nuestra casa, nos roba la luna, y conociendo nuestro miedo, nos arranca la voz de la garganta.
Y porque no dijimos nada, ya no podemos decir nada”.


Vladimir Maiakovski 
7 de julio de 1893
Poeta, ensayista, pintor, artista cinematográfico.
Fundador del futurismo en Rusia.



En 1908, fue despedido de la escuela primaria porque su madre ya no era capaz de pagar las tasas de matrícula.

Alrededor de este tiempo, Maiakovsky fue encarcelado en tres ocasiones por actividades políticas subversivas. Durante un período de incomunicación en la prisión de Butirka en 1909, empezó a escribir poesía, pero sus poemas fueron confiscados.

A su salida de la cárcel, continuó trabajando en el movimiento socialista, y en 1911 se incorporó a la Escuela de Arte de Moscú, donde conoció a los miembros del movimiento futurista ruso. Se convirtió en un destacado portavoz del grupo Gileas y un amigo cercano de David Burliuk, a quien veía como su mentor.

De 1912 la publicación futurista una bofetada en la cara, del gusto del público contenía los primeros poemas de Mayakovski publicado: "Night" y "Mañana". Debido a sus actividades políticas, Burliuk y Maiakovski fueron expulsados de la Escuela de Arte de Moscú en 1914.

Su trabajo continuó en la vena futurista hasta 1914. Su desarrollo artístico se desplaza cada vez más en la dirección de la narración y es este trabajo, publicados en el período inmediatamente anterior a la revolución rusa, que iba a establecer su reputación como poeta en Rusia y en el extranjero.





Eugenia Seménova, Rusia Hoy

No es tan fácil encontrar el museo de Maiakovski, ubicado en el mismo centro de la vieja Moscú. Para llegar a él es preciso al principio encontrar el edificio en un insignificante patiecito y luego pasar por el oscuro y estrecho corredor de una librería de viejos. Al ingresar al museo propiamente dicho, a primera vista uno comprende porque se lo considera como uno de los más originales del mundo.
En el primer piso se exhibe una enorme escupidera llena de pintura roja, en la que nadan los afiches de uno de los espectáculos más audaces de Maiakovski: “La chinche”, merecedor de no pocas reseñas críticas. Junto con la escupidera se encuentra un aparato y una mesa servida, a la cual están sentados cartones con las figuras de los actores que interpretaron la obra. En algunos de ellos hay pinchados tenedores.

Más abajo se encuentra una tenebrosa exposición en tonos grises, blancos o negros, dedicada a la muerte del escritor. Cerca de la pared se encuentra un enorme calendario metálico. Dos días antes de su suicidio, ocurrido el 14 de abril de 1930,  Maiakovski escribió su nota póstuma. Fue entonces que arrancó de su calendario de mesa las páginas correspondientes al 13 y al 14 de abril.

Luego de la recorrida los visitantes pueden ver el filme mudo “La señorita y el atorrante”, en el que Maiakovski interpretó el papel de un atorrante provinciano enamorado de una joven maestra. La velada continúa con la lectura de los poemas de Maiakovski acompañados por una música elegida para los versos de “Palabras invalorables de un manirrota y disipado”, como se calificaba a sí mismo el poeta.

Al final del programa los actores del teatro “Komediant” presentan “Él mismo”, un espectáculo sobre Maiakovski. Los cuatro pisos del museo se convierten en escenario. Las acciones comienzan en el vestíbulo. Del público surge de pronto el mismo Maiakovski (interpretado por Guennadi Nóvikov) y comienza a recitar poemas. Los actores permanecen permanentemente entre los espectadores y se hace imposible adivinar cuándo comenzarán a actuar. Pueden aparecer desde atrás con ensordecedores silbidos o entreverarse en una cómica paliza con sus colegas. Los actores, a propósito, se animan a mezclar en el espectáculo a los propios espectadores pidiéndoles que vayan más rápido o preguntándoles qué piensan de la obra del poeta.

Los colores estridentes, las formas incorrectas, los pasos inesperados se transportan al mundo material por las estrofas ingeniosas de Maiakovski, que cien años después siguen sonando frescas y originales.

De:  

http://la.rusiahoy.com





De una entrevista a Juan Bonilla, autor de "Prohibido entrar sin pantalones": 

Maiakovski es el vórtice de una época, si entendemos por vórtice el punto donde se concentra la máxima energía. Me interesaba especialmente la elipse que describe su trayectoria, un chaval que va al Instituto de las Artes y es descubierto por un pintor futurista que ve en él lo que había en él de veras, un entusiasmo desmedido, una fuerza colosal, un gusto premeditado por el espectáculo y un narcisismo a prueba de bombas. Ese chaval va convirtiéndose en un personaje de una época bulliciosa y frenética –una época que es, no se olvide, la edad de oro de la poesía rusa: la época de Ajmatova, Pasternak, Klenikhov, Tsvetaieva, Blok, Esenin–, hasta que todas las guerras artísticas de la época se callan ante la guerra mayor, la Gran Guerra, que en Rusia da pie a la Revolución y a la Guerra Civil y luego al leninismo –que convierte a Maiakovski en una especie de poeta nacional, de poeta oficial del bolchevismo– y al stalinismo –que combate y enmudece a Maiakovski y a las vanguardias, porque los burócratas que suben al poder, obviamente, quieren salir guapos en los retratos, no quieren posar para un vanguardista que les entregue un retrato en el que no se reconozcan.
Por otra parte no hay mayor empatía del narrador con el personaje: Maiakovski es, fue, un botarate constante, se iluminaba con algunos relámpagos de auténtica poesía, y su afán de transformar la vida, de asesinar la rutina inventándose la vida a diario, habla mucho de su ansiedad adolescente, que por otra parte puede ser extendida a casi toda la vanguardia de la que él era vórtice.

Como dice Felipe Benítez Reyes, los vanguardistas eran adolescentes estéticos metidos en cuerpos de adultos. Y la adolescencia siempre me ha interesado, desde su pura etimología, ese “estar falto de”, sobre todo cuando quienes están faltos de lo que sean se atreven a ponerse en marcha para tomarlo. Maiakovski se propuso tomar nada menos que el futuro, que para él no era un punto de referencia, como el horizonte, sino un lugar concreto, un lugar significado fundamentalmente porque en él ya no habría que esperar nada del futuro, ya habríamos llegado a lo máximo que podíamos llegar. No se puede ser más adolescente…por peligroso que eso sea.


Juan Bonilla, Prohibido entrar sin pantalones,
Por: Gema Sánchez de la Nieta
sumacultural.unir.net


Con Eiseintein


Publicar un comentario