domingo, 3 de febrero de 2013

Editorial Rumbo, el pie del candil


“Agradece a la llama su luz, pero no olvides el pie del candil que, constante y paciente, la sostiene en la sombra.”                                     

Rabindranath Tagore



La mayoría de las máximas del exquisito poeta Rabindranath Tagore tienen el poder de generar verdadero deleite espiritual, un placer nunca exento de iluminación, de revelación, de “epifanía” (al mejor estilo de Katherine Mansfield, James Joyce o Clarice Lispector).

Así lo experimentamos esta mañana, cuando meditábamos acerca de cómo manifestar en forma cabal nuestra gratitud a Editorial RUMBO.




En Perras Negras se trabaja mucho, con solvencia profesional y con una cuota mayúscula de respeto hacia sus integrantes: la mayoría llega aquí  con la necesidad de hallar y escuchar  la  propia voz  (excepciones muy esporádicas son quienes buscan ciertos protagonismos y, más temprano que tarde, la realidad se encarga de la justa depuración). Una muestra de este capital afectivo-intelectual se materializó, el año pasado, en un libro (¿sinécdoque o metonimia esta  concreción?).  

Un libro concebido en estas condiciones, sin duda resulta “deslumbrante” para sus progenitores, por razones vivenciales y hasta por motivos etimológicos, en cuanto a que deriva deslumbrante de  “deslumbrar”,  el cual registra dos acepciones: asombrar, encantar, fascinar, la primera; perder momentáneamente la vista por un golpe de luz inesperado, cegarse, la segunda y la verdaderamente interesante en nuestro razonamiento. ¿Por qué?







Porque ante el pequeño y precioso objeto-libro, y a pesar de que avanza nítido el logo de la empresa editora en la superficie roja y satinada de su tapa, nos exponemos a la contingencia de olvidar el significado social y el efecto culturizante del acto que asume una editorial independiente, al otorgar luz verde a una obra de autor y, en nuestro caso, un colectivo de autores: un montoncito de amadores, que no amantes, porque falta el reconocimiento de la tribu.
Requiere una sólida actitud “ciudadana” ejercer la función de soporte de un manojito de fulgores aun inciertos.  

Editorial RUMBO la posee, la muestra y la demuestra en forma constante.
A su colectivo de trabajadores, nuestro aplauso firme porque la prolijidad es silenciosa pero no invisible.
A Carmen Galusso -semblante confiable de la empresa, palabra orientadora, paso ágil en los corredores oscuros- un abrazo tan duradero como su paciencia y tan cálido como el gratísimo ámbito de ESPACIO-TEATRO que gestionó para la presentación de nuestro libro.














Y a ustedes, muy apreciados lectores de este blog, inequívocas recomendaciones:
a)  Recordar que el pie del candil, desde la penumbra, mantiene enhiesta la llama, aunque se trate de unas chispitas;
b) el pie del candil de CREAR ES UN PLACER GENIAL, SENSUAL, NADA VENIAL... es Editorial RUMBO;  
c) de ojos cerrados, recurrir a Editorial RUMBO para concretar sus proyectos.

















Publicar un comentario